Inicio > Uncategorized > Génesis de una iglesia contemporanea

Génesis de una iglesia contemporanea

Esto me llego por correo electrónico.
No tengo conocimiento de quién es el autor.
Quien haya sido, le dio al clavo.
Lo congratulo.

…………………………………………………………………………………..

Génesis de una iglesia contemporanea

1 En el principio creó él su propia iglesia rentando un lugar para algunas personas dejando atrás cualquier denominación y se declaró a sí mismo como pastor.
2 Y la iglesia estaba desordenada y vacía y algunas personas se acercaban a apoyarlo. Y aún ahí el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de ese lugar.
3 Y dijo el pastor: Juntemos una ofrenda para arreglar la iglesia; y se juntó la ofrenda.
4 Y vio el pastor que la ofrenda y la gente era buena y apoyaban sus ideas; y separó las ofrendas para la iglesia y otra para él.
5 Y llamó el pastor a las ofrendas donativos para no pagar impuestos y para sus gastos les llamó diezmos .Y fue la tarde y la mañana para pedir dinero.
6 Luego dijo el pastor: Haya expansión en medio de los congregantes y separó a la gente que le convenía de la gente que no tanto.
7 E hizo el pastor la expansión y separó la gente que estaba debajo de los doce años como niños, entre doce y dieciséis adolescentes y los que estaban sobre esas edades: reunión general, grupo de varones, de mujeres, de adultos solteros…Y fue así
8 Y llamó el pastor a la expansión “Mi iglesia”. Y fue la tarde y la mañana una reunión especial para atraer a más gente.
9 Dijo también el pastor: Júntense los que sepan tocar algún instrumento y los que canten descúbranse. Y fue así.
10 Y llamó el pastor a los que tocaban y cantaban “Mi grupo de alabanza” y a la demás gente: servidores. Y vio el pastor que era bueno y le convenía.
11 Después dijo el pastor: Produzca mi iglesia gente que venga a limpiar las instalaciones y lavar los baños, acomodar sillas y tener todo ordenado y limpio. Y fue así.
12 Produjo pues la iglesia gente de buen corazón para ayudar sin preguntar, gente que ayudaba sin esperar nada a cambio y que en su corazón sabía que lo que hacia valía la pena aun sin ser reconocidos. Y vio el pastor que para él era bueno y le convenía.
13 Y fue la tarde y la mañana de limpieza y arreglar las instalaciones cada quien poniendo de su bolsillo lo que había que pagar.
14 Dijo luego el pastor: Haya luz y sonido para las reuniones generales y para los eventos especiales, gente que sepa de sonido y que venga temprano antes de comenzar la reunión a preparar todo y que lo haga bien, comprometidos para poderles reclamar cuando no salgan bien las cosas
15 y darles órdenes como si les pagara un sueldo cuando nunca recibirán ni una moneda de mi parte, y así sirvan por años. Y fue así.
16 E hizo el pastor dos grandes equipos de líderes; los 12 líderes “importantes”, amigos de él y los demás sublideres de células para que obedecieran sin tener un trato directo con ellos. Así se hicieron las “estrellas”.
17 Y los puso el pastor en la expansión de su iglesia y les nombró “ministerios
18 para señorear en cada área de servicio todo el tiempo tratando de opacar a otros fingiendo haber niveles de espiritualidad por algún cargo de liderazgo. Y vio el pastor que era bueno para el por que así controlaba mejor.
19 Y fue la tarde y la mañana de cursos sobre “liderazgo”.
20 Dijo el pastor: Produzca de la gente, más encargados de los niños, porque son muy inquietos y distraen a los padres de mi predica y a la hora de la ofrenda.
21 Y creó el pastor los grandes monstruos y traumas de la infancia, llenando a los niños de clases aburridas historias repetidas, los maestros sin preparación que solamente logran que de más grandes no quieran saber nada de eso. Y no vio el pastor que no era bueno.
22 Y el pastor felicitó a sus lideres diciendo: “Den fruto, multipliquen a los miembros en mi iglesia, tráiganme ofrendas y reportes de gente que este en rebeldía por no pensar como yo para convencerla o correrla. Y los líderes asentían con la cabeza.
23 Y fue la tarde y la mañana en una comida solo para sus doce líderes.
24 Luego dijo el pastor: Produzcan un CD de alabanza en vivo de nuestra congregación, una página en Internet, una editorial para mis libros y todo lo que se pueda para que vean que mi iglesia es punta de lanza y de las más bendecidas e increíbles. Y fue así.
25 E hizo congresos de jóvenes, mujeres, varones, música, líderes, publicó libros, CDS de música, vendía predicaciones, desayunos, seminarios, encuentros, preencuentros, reencuentros y post-encuentros. Y vio el pastor que para él era bueno.
26 Entonces el pastor dijo: “Hagamos a Dios a mi imagen y semejanza, conforme a mi forma de ser y todo lo que yo diga que es bueno o malo, aceptado o inaceptado, incluyendo música, televisión, cine, forma de vestir, forma de hablar, etc., aun cuando no tenga bases bíblicas y solo sean simples caprichos míos se respetarán, y si no, serán juzgados de rebeldía y expulsados de mi iglesia, y así yo voy a señorear sobre todos los miembros de mi iglesia diciendo “Dios dice, Dios me dijo, Dios me hizo sentir”, cuando en realidad es lo que “yo digo, yo siento y yo quiero”
27 Y creó el pastor a Dios a su imagen y semejanza… y vio Dios que ESO NO ERA BUENO.

  1. alejo
    noviembre 6, 2008 a las 10:26 pm

    Sencillamente magistral y verdadero

  2. Álex Figueroa
    noviembre 6, 2008 a las 10:46 pm

    En mis primeros tiempos como cristiano, estuve en una iglesia que adscribía a la autodenominada “visión”, perteneciente a la Misión Carismática Internacional del pseudoprofeta César Castellanos. Esta secta es muy conocida por su sistema de células de 12 personas con un “líder” que las “guía”.

    Era tristemente impresionante ver el nivel de influencia que este blasfemo personaje logró en sus feligreses, al punto que ya nadie leía la Biblia sin su libro de interpretación al lado, para así no apartarse del “Plan de Dios para los últimos tiempos”. Por cierto, este libro no podía fotocopiarse, dado que se debía “invertir para el reino de los cielos”, siendo menester comprar cada uno de las publicaciones que emitía este falso maestro. Paradójico, puesto que si se trata de un mensaje tan importante, nada más ni nada menos que “el plan de Dios para los últimos tiempos”, sólo quienes tenían dinero podían acceder a su conocimiento.

    La misericordia de Dios permitió que yo pudiera salir de ese horrible lugar, siendo la lectura diaria de las Escrituras la única forma de percatarme de la distancia entre las doctrinas bíblicas y las elaboraciones heréticas de la secta a la que pertenecía.

    Una gran entrada, como siempre. Dios te bendiga y te conceda sabiduría y entendimiento espiritual, para que conozcamos el misterio de su evangelio, y sepamos trazar bien la Palabra de Verdad.

  1. febrero 19, 2010 a las 1:51 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: