Inicio > Enseñanza Biblica, Mike Ratliff > Luces en el mundo – Mike Ratliff

Luces en el mundo – Mike Ratliff

“Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa. Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.” (Mateo 5:14-16)

Mientras que Joel y Victoria Osteen creen que el mandamiento de nuestro Señor de dejar que tu luz brille delante de otros se logra al prosperar y mostrarle al mundo cuanto Dios te ha bendecido, eso no era de lo que estaba hablando Jesucristo. Hemos visto en esta semana que no debemos de estar conformados a este mundo, debemos de buscar unificarnos con nuestros hermanos y hermanas en Cristo y al mismo tiempo buscar no estar en yugo desigual con personas que profesan a Cristo que no son genuinos. Debemos de guardar nuestro tesoro en el cielo y no aquí en la tierra. Vivir así hace que uno resalte porque es el estilo de vida que esta conforme a Dios y Sus caminos, mismas que no son los caminos del mundo. Esto le va a llamar a la atención a quién no este regenerado.

“Por tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido, no como en mi presencia solamente, sino mucho más ahora en mi ausencia, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor, porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad. Haced todo sin murmuraciones y contiendas, para que seáis irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin mancha en medio de una generación maligna y perversa, en medio de la cual resplandecéis como luminares en el mundo; asidos de la palabra de vida, para que en el día de Cristo yo pueda gloriarme de que no he corrido en vano, ni en vano he trabajado. Y aunque sea derramado en libación sobre el sacrificio y servicio de vuestra fe, me gozo y regocijo con todos vosotros. Y asimismo gozaos y regocijaos también vosotros conmigo.” (Filipenses 2:12-18)

Cuando Dios salva a alguien, no son creyentes maduros automáticamente. Dios ha diseñado el camino de santificación de cada creyente. Muchos pueden estar batallando con pecados que otros pueden estar mortificando con más rapidez. Todos debemos de aprender a ejercer nuestra fe para que seamos fuertes en el Señor en medio de las tribulaciones. Es a través de esto que Dios trabaja tanto en nosotros para tener la voluntad y para trabajar por Su buena voluntad. Nosotros no decidimos nuestro rol en el Reino. Esto le corresponde a Dios. Si nos dedicamos a esta vida disciplinada y sometida sin quejarse o sin cuestionamientos entonces nuestros ojos espirituales serán abiertos con mayor rapidez que si nos resistimos y buscamos lo nuestro antes de someternos a Su voluntad después.

Al estar aprendiendo a caminar de esta manera delante de Dios, El hace algo increíble. El va a asegurarse de que nos hagamos visibles y nos marcará en este mundo como Sus hijos. Ellos nos verán de manera muy distinta que lo que nosotros vemos de nosotros mismos. Ellos aun podrán pensar que estamos haciendo más esfuerzo que ellos, pero nosotros sabemos que eso no es cierto. Sabemos que estamos en este camino por la buena obra de Dios en nosotros. Otros podrían vernos como hijos intachables e inocentes de Dios sin mancha, pero podemos vivir obedientemente solamente por la gracia de Dios. En comparación con los que no son regenerados, ciertamente sí somos luces resplandecientes entre una generación torcida y perversa. Dios utiliza esto para Su gloria así como también para llamar a otros a Si mismo. Entre más como Cristo nos parezcamos, más resplandecientes somos. Entre más humildes somos, más Dios nos usa como ejemplos para exhortar a aquellos que no lo son. Sí, esto es resplandecer nuestra luz ante otros. Esto también va a ser motivo para que seamos perseguidos.

“Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros.” (Mateo 5:10-12)

Ha habido mártires cristianos desde que Dios ha estado llamando a los Justos a Si mismo; Abel siendo el primero. Si nos estamos conformando al mundo, pareciéndonos en como nos vemos y también en como actuamos de acuerdo al espíritu de esta época, entonces no estamos brillando nuestra luz delante de otros. La luz del cristiano es una luz reflejada que proviene de Dios. Sólo aquellos que están llevando a acabo humildemente su salvación con temor y temblor reflejan la luz de Cristo en el mundo. Estos son personas detestadas y perseguidos por aquellos que odian la luz y aman la oscuridad. Son perseguidos aun y cuando hacen buenas obras, como lo es el proveerle alimento a los hambrientos, ayudar a los desvalidos, y llevando a otros a Cristo. Esto le trae gloria a Dios porque es por Su gracia que ellos pueden hacer esto.

Hermanos, hagamos como Pablo hizo al dedicarnos a obedecer a Dios con todo nuestro ser. Mientras ministremos ante Dios de esta manera, estamos derramando nuestras vidas como una ofrenda para que otros puedan aprender a amar y obedecer a Dios como nosotros lo hacemos. Por otro lado, si queremos vivir vidas egoístas y enfocadas a nosotros mismos, no estamos reflejado la luz de Cristo en el mundo ni estamos guardando tesoro en el cielo. No, estamos viviendo para “el aquí y el ahora” y para tener “nuestra mejor vida ahora”. La tragedia de este estilo de vida es que es evidencia de inmadurez espiritual, o de un corazón no transformado.

Examínate. Pídele a Dios que te muestre la verdad. Arrepiéntete cuando El te lo demuestre. Deja de vivir por ti mismo y en vez de eso vive para la gloria de Dios solamente. Entre más hagas esto, más humilde te harás y reflejarás aún más la luz de Cristo en esta sociedad maleada y perversa en que la que vivimos. Dios puede llegar a utilizarte para traer multitudes al arrepentimiento y fe.

……………………………………..

Fuente original en inglés: Possessing the Treasure. Mike Ratliff. Lights of the World.

  1. Profa. Elizabeth Vargas
    julio 14, 2011 a las 10:50 pm

    Muy interesante los planteamientos, les felicito por el blog y les invito a visitar mis dos espacios y a dejar su comentario sobre qué les parecen: http://jovenesdiferentes.wordpress.com y http://www.masquevivir.com

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: