Inicio > Enseñanza Biblica, John MacArthur > Atrévete a ser como Daniel – John MacArthur

Atrévete a ser como Daniel – John MacArthur

Nadie argumentaría que vivimos en un mundo de convicciones comprometidas. De hecho, el compromiso a menudo se describe como una virtud; es diplomático y razonable. Por otro lado, los que se aferran a su integridad son vistos como difíciles, tercos, y poco preocupados sobre el bien común. Puedes entender cómo el mundo piensa de esa manera, pero, ¿no deberían de ser diferentes los cristianos?

Lamentablemente, demasiados creyentes se preocupan por lo que la gente va a pensar, decir, o hacer si toman una postura sobre principios divinos. Entonces, en vez de eso, comprometen sus convicciones o las mantienen bajo una cubierta de oscuridad. Si tú eres uno de esos cristianos de corazón débil, o si conoces personas que son así, me gustaría animarte a aprender una lección de la vida de un hombre, un hombre con espina dorsal.

La Prueba de Integridad

Tras su primera invasión de Judá y la captura de Jerusalén en 606 A.C., el rey Nabucodonosor tomó como rehenes a decenas de valiosos jóvenes judíos (que probablemente estaban en sus años de adolescencia) para ayudar a garantizar el éxito de sus planes a largo plazo para la dominación mundial. Uno de esos jóvenes fue especialmente destinado a la grandeza, y hoy su nombre es sinónimo de integridad y un espíritu inflexible. Su nombre es Daniel.

No fue el cautiverio que probó la integridad de Daniel, fue el privilegio. Cuando el rey ordenó a su jefe oficial, Aspenaz, a elegir de entre los israelitas, buscaba jóvenes con determinadas cualidades. Ellos debían estar sin tacha alguna, de buena parecer, “enseñados en toda sabiduría, sabios en ciencia y de buen entendimiento”, con la capacidad de servir en la corte del rey (Daniel 1:4). Ellos iban a recibir instrucción privilegiada para posiciones privilegiadas.

El rey le ordenó a Aspenaz “y que les enseñase las letras y la lengua de los caldeos.” incluyendo las matemáticas, astronomía, historia natural, la agricultura y arquitectura (Daniel 1:4). Ellos iban a comer los alimentos del rey e iban a beber el vino del rey, y después de tres años, iban a tener una posición garantizada en el servicio personal del rey. Dudo que a los otros exiliados les hayan ido tan bien.

Ahora usted dice, “Privilegio, educación, buena comida y bebida, uno de los trabajos más buscados en el reino – quien podría haber tenido un problema con eso?” Daniel.

Daniel no discutió con la educación, el programa de capacitación, y el futuro en la corte del rey. Ni siquiera renegó cuando Aspenaz lo nombró Beltsasar, después de un dios caldeo. Daniel marco la raya donde la Escritura lo marcaba – él no iba a comer de la comida del rey o beber la bebida del rey.

“Y Daniel propuso en su corazón no contaminarse con la porción de la comida del rey, ni con el vino que él bebía;” (Daniel 1:8). Los atractivos aperitivos y vinos añejados –beneficios del servicio del rey – había sido ritualmente dedicada a los dioses falsos de Babilonia. Es más, comer alimentos preparados a los estándares babilónicos era probable que pusieran a los jóvenes exiliados en violación a las leyes de Dios en relación con los alimentos inmundos (cf. Levítico 7:23-27; Levítico 11).

Daniel no quería tener participación en cualquier fiesta pagana, ni el más mínimo grado. Eso sería una forma de idolatría que provocaría la ira de un Dios celoso (Éxodo 20:4-5). Su decisión, aunque inmediatamente se ocupa de la alimentación y el vino, en última instancia fue una decisión sobre a quién es a quién adora.

Los Resultados de la Integridad

La decisión de Daniel constituye una parte fundamental de una verdadera integridad y de una vida sin convicciones comprometidas: debes marcar los límites dónde las Sagradas Escrituras las marca. Si la verdad de la Palabra de Dios se opone a la sabiduría del mundo sobre un determinado asunto, debes alinearte con la Palabra de Dios.

Entre más leas y analices la vida de Daniel, con más claridad se enfoca su integridad personal. Su estilo de vida inflexible queda muy marcado en contraste con la manera en que muchos creyentes llevan a cabo sus propias convicciones. Muchos cristianos tienden a flaquear y a ofrecer explicaciones ambiguas para abstenerse de ciertas actividades seculares. Pero eso no fue la forma en que Daniel abordo la oportunidad para expresar sus convicciones.

Audacia sin reservas – Si Daniel quería abstenerse de comer y beber lo que el rey proveía, él podría haberlo hecho de otra manera. Podría haberlo tirado a la basura cuando nadie lo estuviese viendo y podría haberse llevado disimuladamente otros alimentos de la cocina; podría haber llegado a un arreglo con el personal de la cocina; podría haber cultivado un huerto. Pero Daniel, habiendo tomado una decisión, optó por la vía de la audacia pública. “Y Daniel propuso en su corazón no contaminarse con la porción de la comida del rey, ni con el vino que él bebía; pidió, por tanto, al jefe de los eunucos que no se le obligase a contaminarse.” (Daniel 1:8). Fue respetuoso, pero inflexible. Esto se llama valentía.

Protección sobrenatural – Daniel estaba en un país extraño, en el mero corazón de un imperio que acababa de destruir su país natal. Y sin embargo, “Y puso Dios a Daniel en gracia y en buena voluntad con el jefe de los eunucos;” (Daniel 1:9). El probó lo certero de Proverbios 16:7: “Cuando los caminos del hombre son agradables a Jehová, aun a sus enemigos hace estar en paz con él”. No comprometas y deseches la protección de Dios. Permanece firme en obediencia a la Palabra de Dios y confía en El – El te cuidará.

Persistencia libre de obstáculos – En su osadía, Daniel no titubeo en ir directamente al alto mando. Pero cuando Aspenaz temió por su vida por conceder este menú especial, Daniel no dejó que esto lo parará. El apelo al vigilante de menor rango que lo monitoreaba – supuestamente un hombre que no temería tanto a Nabucodonosor ya que él no le reportaba directamente al rey.

Fe sin mancha – Cuando Daniel busco el permiso para tener una dieta de agua y de vegetales, el demostró una fe inamovible en Dios. El dijo, “Te ruego que hagas la prueba con tus siervos por diez días, y nos den legumbres a comer, y agua a beber. Compara luego nuestros rostros con los rostros de los muchachos que comen de la ración de la comida del rey, y haz después con tus siervos según veas.” (Daniel 1:12-13) Daniel hizo lo que era correcto, y confío en Dios, sin importar las consecuencias. Es este caso, Dios causo que Daniel se viera más saludable que los demás jóvenes (Daniel 1:15).

Si hubiese resultado que la apariencia de Daniel no hubiese sido aceptada por el vigilante escéptico, creo que Daniel hubiera confiado en Dios sin cuestionamientos, mantenido una vida sin compromiso, y aceptado humildemente las consecuencias. También creo que todo cristiano verdadero va a mostrar la misma fuerza en medio de pruebas.

Si has caído en un patrón de convicciones comprometidas, confiésalo como pecado al Señor. Arrepiéntete y fíjate en Daniel como un ejemplo de integridad inamovible. Entonces busca la ayuda del Señor para vivir una vida como él la vivió. Debes establecer en tu corazón, como Daniel, el temor a Dios y a Dios solamente. Pídele un poco de carácter y vivirás una vida con integridad ante Dios.

– John MacArthur

……………………………………………………….
Fuente original en inglés: Pulpit Magazine. Dare to be like Daniel. John MacArthur. Adaptado de The Power of Integrity (Crossway, 1997).

  1. enero 6, 2009 a las 11:50 pm

    Excelente articulo hermana
    Bendiciones en este año nuevo
    Atte
    Luis E. Alvarado

  2. liliam martínez suazo
    febrero 26, 2014 a las 9:16 am

    Me gusto muchisimo, me servira para la ensenanza que voy a dar, queria ampliar y lo encontre.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: