Inicio > Enseñanza Biblica, Paul Washer > Las 10 Acusaciones – Paul Washer (4° Acusación)

Las 10 Acusaciones – Paul Washer (4° Acusación)

*** Novedad: El PDF del transcrito elaborado por 5 Solas esta aquí . ***
………………………………………..

La cuarta acusación: Una ignorancia del evangelio de Jesucristo.

Quiero proponerles esta noche que este país no esta endurecido por el Evangelio. Es ignorante del Evangelio porque la mayoría de sus predicadores son ignorantes. Y permítanme repetir esto. La enfermedad en este país no esta en los políticos liberales, la raíz del socialismo, Hollywood, o cualquier otra cosa. Es el llamado pastor evangélico de hoy en día, y el predicador de hoy en día, y el evangelista de hoy en día, es allí donde se encuentra la enfermedad. No conocemos el Evangelio. Hemos tomado el glorioso Evangelio de nuestro Dios bendito y lo hemos reducido a cuatro leyes espirituales, y cinco cosas que Dios quiere que tú sepas, con una pequeña oración supersticiosa al final y si alguien lo repite después de nosotros con la suficiente sinceridad nosotros papalmente lo declaramos ser nacido de nuevo.

Hemos cambiado la regeneración por el decisionismo.

En primer lugar, me asombra -después de hablar acerca de lo que voy a hablar por unos pocos minutos-, de la cantidad de creyentes que llevan de entre 30 y 40 años caminando en la fe, que llegan conmigo con lágrimas diciendo: “Hermano Pablo, yo nunca había escuchado esto antes en toda mi vida.” Y, sin embargo, es la doctrina histórica de la redención, de la propiciación.

Verán, cuando hablan del Evangelio, mi querido amigo, vamos a establecer esto claramente. El Evangelio comienza con la naturaleza de Dios, y luego de allí se va a la naturaleza del hombre, y su naturaleza caída. Y luego se va desde allí, las dos grandes columnas del Evangelio vienen a establecernos lo que debería de ser llamado y conocido como, -en la boca de cada creyente-, el gran dilema. ¿Y cuál es ese dilema? Si Dios es justo, no puede perdonarte.

El mayor problema en toda la Escritura es este. ¿Cómo puede ser Dios justo y, al mismo tiempo ser el justificador del impíos, cuando a través de la Escritura, la Biblia dice –especialmente, voy a tomar un texto de Proverbios – “El que justifica al impío, y el que condena al justo, ambos son igualmente abominación a Jehová”13 Y, sin embargo, todas nuestras canciones presumen de cómo Dios ha justificado a los malvados.

Ese es el mayor problema. Esa es la acrópolis de la fe cristiana como dijo Martyn Lloyd-Jones y Charles Spurgeon y cualquier otra persona que ha leído Romanos 3. Verán, tiene que hacerle ver esto a la gente. El gran problema es que Dios es verdaderamente justo y todos los hombres son verdaderamente impíos; para que Dios sea justo, El debe condenar al hombre malvado. Pero entonces Dios, para Su propia gloria, puso un gran amor con la cual nos amó, enviado a su Hijo que caminó sobre esta tierra como un hombre perfecto. Y luego, de acuerdo al plan, el eterno plan de Dios, se fue a ese árbol. Y en ese árbol llevo nuestros pecados, y se convirtió, poniéndose en el lugar de la ley de Su pueblo, llevando nuestra culpabilidad, se convirtió en una maldición.

“Maldito todo aquel que no permaneciere en todas las cosas escritas en el libro de la ley, para hacerlas.” 14

Cristo nos redimió de la maldición al convertirse en una maldición en nuestro lugar.

Muchas personas tienen una perspectiva del Evangelio romántico y sin poder; que el Cristo que estaba colgando en el árbol sufriendo las heridas del Imperio Romano, y que el Padre no tuvo la fortaleza moral para soportar los sufrimientos de Su Hijo y es por lo que se alejó.

NO!!

Se alejó porque Su Hijo se convirtió en pecado.

Y entonces, tanta gente, cuando está en el jardín y clama, “Pase de mí esta copa”15. La gente especula, “Bueno, ¿qué estaba en la copa? Oh, es la cruz romana. Es el látigo. Son los clavos. Es todo esto y todo aquello.”

No quiero menospreciar el sufrimiento físico de Cristo en ese árbol, pero la copa fue la copa de la ira de Dios Padre que tenía que ser derramada sobre el Hijo. Alguien tenía que morir, llevándose la culpabilidad del pueblo de Dios, abandonado por Dios por su justicia, y aplastado debajo de la ira de Dios, porque le complació al Señor aplastarlo. 16

Estuve en Alemania hace tiempo, o en un seminario alemán en Europa hace tiempo y había un libro “La Cruz de Cristo”, no era de John Stott, era otro. Lo saque, comencé a leerlo, y esto es lo que decía: “El Padre vio desde el cielo al sufrimiento infligido sobre Su Hijo por las manos de los hombres, y lo conto como pago por nuestros pecados”.

Eso es una herejía.

Ahora ese sufrimiento físico, el clavarlo al árbol, todo eso fue parte de la ira de Dios. Tenía que ser un sacrificio de sangre. No voy a menospreciar nada de eso. Pero, amigo, si te quedas allí, tú no tienes un Evangelio.

Y déjenme preguntarles. Cuando el Evangelio se predica hoy en día, y cuando se comparte en evangelismo personal hoy en día, ¿alguna vez escuchas las cosas que acabo de decir? Casi nunca. Nunca se deja claro que Cristo fue capaz de redimir porque fue aplastado por la justicia de Dios, y habiendo satisfecho la justicia divina con Su muerte, Dios es ahora justo, y es el justificador del impío.

Reduccionismo del Evangelio. Nos preguntamos por qué no tiene poder. Nos preguntamos: “¿Por qué? ¿Qué pasó?” Voy a decirles. Cuando dejan el Evangelio atrás, y ya no hay poder en su supuesto mensaje del Evangelio, entonces tienen que recurrir a todos los pequeños trucos que son utilizados tan prominentemente el hoy en día para convertir a los hombres,- todos conocemos la mayoría de estos trucos -, y ninguno funcionan.

Mi querido amigo, permítanme decir lo siguiente. Hace varios años, al graduarme de seminario, tuve que tomar una decisión en cuanto a que si iba a estudiar un doctorado. Dios, a fin de salvar mi vida espiritual, me envió en medio de la selva en Perú. Tan lejos del mundo académico como podía ir. Y ahí, empecé a darme cuenta de algo.

Como dijo Spurgeon, “Mejores hombres con mejores mentes que yo, se han acercado a esta doctrina de la Segunda Venida, pero en vano. Es una doctrina grandiosa y poderosa.” Dijo, “Yo me apartare para esto: el tratar de comprender algo de Jesucristo y de El crucificado.”

Déjenme decirles esto. Esto es lo que me hace enojar tanto! Cuando los hombres tratan al Evangelio glorioso de Cristo como si fuera el primer paso en el cristianismo que sólo toma alrededor de 10 minutos de consejería, y después de eso, se van a cosas más importantes. Eso te demuestra que patéticos somos en cuanto a nuestro conocimiento de las cosas de Dios.

Amigo, en el día de la Segunda Venida, vas a entender absolutamente todo acerca de la Segunda Venida, pero vas a estar en la eternidad de eternidades en el cielo, y no vas a ni siquiera comenzar a comprender la gloria de Dios en el Calvario! De eso es todo lo que se trata!

Joven, predicador joven, escúchame. Ve hacia El en ese árbol; lo que significa. No necesitarás nada para construir fuegos extraños en tu horno, si sólo puedes observar un momento de lo que El hizo en ese árbol; lo que El hizo en ese árbol.

Me encanta decir esto. Lo he dicho un millón de veces. Abraham llevo a Isaac a esa montaña. Su hijo. Su único hijo, a quien amaba. ¿Creen que el Espíritu Santo estaba tratando de decirnos algo sobre un acontecimiento futuro? Y ese hijo no lucho, sino que se acostó, y cuando ese padre se sometió a la voluntad de Dios, se llevo ese cuchillo para perforar el corazón de su propio hijo. Pero su mano fue detenida, y se le dijo a ese hombre, que Dios había proveído un carnero.

Muchos cristianos piensan, “Oh, qué hermoso fin a esa historia.” No es el final. Es el intermedio. Miles de años después, Dios Padre puso Su mano sobre Su Hijo, Su Hijo único, a quien amaba, y tomó el cuchillo de la mano de Abraham, y sacrifico a Su Hijo unigénito bajo la fuerza completa de ira.

Ahora, ¿sabes porque ese pequeño Evangelio que predicas no tiene poder? Porque no es el Evangelio. Dirígete al Evangelio! Pasa tu vida de rodillas! Aléjate de los hombres! Estudia la cruz!

– (Aquí termina 5° parte de traducción) –

Nota:
– (13) – Ver Proverbios 17:15
– (14) – Ver Galatas 3:10
– (15) – Ver Mateo 26:39
– (16) – Ver Isaías 53:10

………………………………
Fuente original en inglés: Ten Indictments. Sermon predicado por Paul Washer. http://www.tenindictments.com.

  1. Raynald Arseneault
    octubre 7, 2014 a las 6:02 pm

    gracias a Paul Washer, por enseñar la verdad del evangelio glorioso de Jesu-Cristo

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: